Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 21 el Vie Mayo 01, 2015 11:41 pm.
Últimos temas
» Soy nueva, y no entiendo nada.....
Miér Mayo 11, 2011 7:21 pm por Katia

» Mystic Falls Rol - Normal -
Vie Feb 04, 2011 9:17 pm por Invitado

» One Tree Hill
Vie Ene 14, 2011 5:26 am por Invitado

» The Experiment |Nuevo| (Normal)
Mar Ene 04, 2011 7:31 am por Invitado

» Impact Channel Foronovelas (Normal)
Mar Dic 07, 2010 2:59 am por Invitado

» Mi niña bonita, vengo a hacerte compañía... {Aloise}
Dom Nov 28, 2010 5:37 pm por Aloise Gilbert

» Tudor, Los 7 pecados (Normal)
Sáb Nov 20, 2010 2:33 am por Invitado

» I need to say it once. You need to hear it. I love you, Elena. ~ Damon's relationships
Jue Nov 18, 2010 10:07 pm por Damon Salvatoree

» TheRelationshipsOfTheKat! #~
Jue Nov 18, 2010 7:30 pm por Jessica M. Schiavone


Mi niña bonita, vengo a hacerte compañía... {Aloise}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mi niña bonita, vengo a hacerte compañía... {Aloise}

Mensaje por Elizabeth Stonem el Vie Nov 12, 2010 6:44 pm

El conocer a Katherine había sido… como decirlo… algo bastante movidito. Sin pensarlo dos veces había aceptado todo lo que ella me había ordenado. Si estaba Aloise de por medio no podía pensar nada, si me amenazaban con hacerle daño, haría cualquier cosa que estuviese en mi mano por salvar a mi novia. Ahora, en mi mano estaba la piedra que Katherine me había dado, esperando a ser guardada en un buen lugar. Mi casa sin duda lo era, Aloise escasamente se conocía el salón, la cocina, el cuarto de baño, y mi habitación, asique aún me quedaba el cuarto de mi madre y el despacho de mi padre para guardarla. El despacho, en el había una caja fuerte, gracias señor, gracias.
Suspire algo nerviosa, sintiendo como mis tacones hacían redoble en el suelo. Mi pierna derecha temblaba a causa del miedo que había guardado en presencia de mi “nueva amiga”. Mordiéndome el labio inferior, recordé su boca encima de la mía y después observe mi casa, en ella se encontraba mi novia, aún no se habría despertado lo más seguro. Agradecía aquello también. Apreté la mandíbula, que me hubiese gustado el beso de Katherine no significaba que traicionase a Aloise, puesto que esta última me gustaba muchísimo más. Pero sin embargo, aquellos labios pintados de un carmín rojo pasión, o como diría yo en una ocasión normal, rojo puta. Más me valía no llamar puta a Katherine si no quería que mi cabeza se arrancase de mi cuello.
Negué con la cabeza ante la absurda idea, de que, para poder mantener con vida a mi novia Katherine también me haría traicionar a Aloise en lo que a sentimentalmente se refería. Eso no iba a pasar, no porque me pareciese imposible que Katherine hiciese eso, sino que sería porque yo no accedería. Podría traicionar a mis amigos, familia, etc, pero nunca, jamás de los jamases, a mi novia. Un beso era una cosa, puesto que Katherine solamente había tomado los restos de sangre que habían en mis labios, pero hacer algo con ello, eso, era otra cosa muy distinta. Demasiado distinta. Y yo, por ahí, no pasaba. No señor, asique, aunque solo fuese una idea hipotética de mi cabeza, más valía que no se cumpliese.
Dejé que mis todavía temblorosas piernas se moviesen hacia delante, llegando por fin a la puerta de mi casa. Cogí la llave situada debajo de un florero, puesto que no llevaba bolso y no podía llevar mis llaves encima, y la introduje dentro del hueco correspondiente a esta. Fui girando la llave poco a poco hasta que oí el “click”, que me dio a entender que la puerta ya estaba lista para ser abierta. Lentamente, sin hacer ruido, la fui empujando y el pequeño recibidor o pasillo, o lo que fuese eso, se quedo visible ante mis ojos. Resople con fastidio, ahora tendría que ir al despacho de mi padre, por suerte estaba en la parte de abajo y no en la planta de arriba, en la que se encontraba mi chica. Me quite los tacones para que el ruido fuese menor, y, dejando mis zapatos en una esquinita, comencé a andar por el lugar.
Llegué en pocos segundos al despacho, buscando con la mirada un cuadro de mi abuela, puesto que detrás de este se encontraba la caja fuerte que en estos instantes ansiaba encontrar. Allí estaba, justo al lado de una estantería llena de libros que nunca me había dado por leer. Quizás algún día los leyese. Me acerqué a él, y despacito lo abrí, cual puerta se tratase, dejando a la vista un objeto rectangular de color gris. Observé las teclas con los números, e intente acordarme de la combinación. No tarde mucho, era sencilla, el día en el que mis abuelos se casaron. Mi padre había tenido la oportunidad de cambiar la serie de números, pero no quiso, puesto que estos eran lo suficientemente fáciles para que cualquiera pudiese acordarse.
Repetí la acción que antes había efectuado con el cuadro y abrí la puerta de la caja. Baje mi mirada hasta la piedra que aún sostenía en la mano. ¿Para qué sería tan importante? ¿Para qué la querría Katherine? No lo sabía, pero lo que sí sabía es que debía protegerla, cuidarla como oro en paño. Y eso haría. Junte mis labios hasta que se formo una fina línea en ellos, y estire el brazo hasta colocar la piedra al fondo de la caja. Cerré esta una vez introducida la piedra, y volví a marcar la combinación, pero esta vez para cerrarla. Hice lo mismo con el cuadro, dejándolo bien cerrado de forma que nadie pudiese sospechar lo que había allí, y sonreí ahora dispuesta a pasar un rato con mi novia. Eran las 8 de la mañana, aún tenía tiempo suficiente para encontrar a la bruja, aunque Katherine me la había pedido para esta misma noche… Que chungo.
Salí de aquella habitación cuadriculada que ya no pisaba nadie excepto yo, y cogí nuevamente mis tacones. La misión de quitármelos era de Aloise. Subí despacito las escaleras, con mi habitual paso sensual, y en cuanto visualice la cama de mi habitación con el cuerpo de mi novia todavía dormida dentro, sonreí para mis adentros, llamándome estúpida por pensar que me había gustado el beso de Katherine. Si esta última supiese como besaba Aloise Gilbert… Entré a la habitación, sentándome en mi lado de la cama y cogiendo entre mis manos el rostro de mi chica, deposite un beso dulce pero no por ello menos intenso en sus labios.
-Despierta nena…


Elizabeth "Effy" Stonem ♥️

Aloise&Effy forever

Familia Stonem 18 años eternos Puta Bisexual Bipolar Ninfómana Vampiresa neófita Traidora Aprendiz de Katherine
avatar
Elizabeth Stonem

Mensajes : 172

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi niña bonita, vengo a hacerte compañía... {Aloise}

Mensaje por Aloise Gilbert el Vie Nov 12, 2010 11:59 pm

Estaba plácidamente adentrada en mis sueños, con Eff. Sueños en los que todo era fácil, podíamos campar a nuestras anchas y hacer lo que nos viniera en gana. Más o menos como ya hacíamos actualmente en la realidad pero sin el factor 'hey, soy un vampiro'. En el sueño éramos Effy y Aloise, dos chicas normales y corrientes sumergidas en un amor mutuo, apasionado y cálido.
Me había dormido de lado y seguía en la misma posición, con las piernas recogidas y una mano bajo la almohada. De pronto noté unos labios posarse sobre los míos y escuché una voz que logré distinguir como la de mi pequeña Eff, pero no logré entender lo que me decía.
Entreabrí los ojos despacio, no debía ser más tarde que las ocho de la mañana y a mi no me apetecia levantarme aún. Logré abrir del todo mis ojos, notando como los primeros rayos de sol se colaban en la habitación por las ranuras de la persiana que no estaba cerrada del todo y llenaban la habitación de una tenue luz.
Miré a Effy a los ojos, aún adormilada y saqué la mano que tenía debajo de la almohada para acariciarle la mejilla suavemente mientras me aclaraba la garganta.
-Buenos días mi vida.- sonreí levemente. Era preciosa y era mía. Me sentía la persona más afortunada del mundo en aquel momento. Despertarme escuchando el sonido de esa voz y notando el sabor de aquellos labios era el mejor regalo que podía haberme hecho la vida.
Acerqué despacio mi cara a la de ella y rocé mi nariz con la suya. -Besito de esquimal-sonreí y dejé que mis labios se posasen sobre los suyos, besándola lenta pero apasionadamente mientras mi mente se despejaba poco a poco.
En cuanto me fijé más detenidamente noté que algo raro había en ella aquella mañana. No estaba siendo la Effy de siempre. No sabía muy bien qué pasaba, pero algo tenía que haberle ocurrido, su expresión facial lo contaba a gritos. Puede que hubiera engañado a otros muchos, pero a mi no me la iba a meter, me tendría que contar que estaba ocurriendo.
Cogí su cara entre mis manos y apoyé mi frente en la suya mientras me sentaba en la cama en una posición más cómo y erguida.
La abrazé y puse mi cabeza sobre su hombro, mirando a su cuello. -¿Qué pasa, Eff?
avatar
Aloise Gilbert

Mensajes : 59

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi niña bonita, vengo a hacerte compañía... {Aloise}

Mensaje por Elizabeth Stonem el Sáb Nov 13, 2010 12:47 am

Mi pequeña, no tan pequeña, Aloise, noto mis labios sobre los suyos y lentamente se despertó. Era tan bella, y aún más cuando estaba dormida. Ella se había alimentado hacía poco, pero lamentaba no haberle traído algo de desayunar. Aunque aquel muchacho… fue un digno aperitivo. Aperitivo al que estuve a punto de besar, y para ironías de la vida, Katherine fue la que me beso. Pero, mis propios pensamientos me repetían que solamente era para limpiar los restos de sangre que habían quedado en mis labios y poder alimentarse un mínimo. Nada más.
Su voz aún algo ronca, me dio los buenos días a la par que se aclaraba, y yo la sonreí deseándole lo mismo. Oí iba a ser un día bueno, quería que lo fuese para ella, aunque no lo fuese a ser para mí, pero no quería que nada ni nadie, ni siquiera yo, estropeasen el día a día de mi novia. Me entretuve en mirar su rostro hasta que ella me dio aquel besito que tanta gracia me hacía, para después darme un beso en los labios. Estire mi cuerpo débilmente, poniendo mi mano detrás de su nuca y haciendo mucho más intenso el beso. Ella se aparto ligeramente, y en esos instantes me recordé a mi misma que tenía que bajar –sin accidentes- las persianas del todo. Aún no tenía mi anillo lapislázuli, ella sí, pero yo no, y en cuanto Katherine me recompensase, se lo pediría.
Sus brazos pasaron por mi cintura, abrazándome, y su rostro se apoyo en mi hombro, haciendo así que lo único que pudiese ver de mi fuese mi cuello. Agradecí esto último puesto que, en cuanto pregunto lo que pregunto, cerré los ojos lentamente, evitando soltar un suspiro, puesto que notaría que si que pasaba algo si me oía suspirar, y no precisamente con esos suspiros que ella me arrancaba cada noche. Busqué rápidamente una escusa que pudiese colar, y encontré la perfecta, puesto que era exactamente lo que sentía en esos instantes.
-Sí que pasa… -la cogí por cada brazo, apartándola de mi cuello pero sin que ella cesase de estar agarrada a mi cintura, y la mire a los ojos- pasa que no te quiero perder en la vida, porque eres lo más importante que tengo, lo mejor que me ha podido traer el destino, aparte de ser vampiresa, pero lo soy gracias a ti, y por ello te quiero el doble, porque quiero pasar el resto de mi eternidad contigo, y, pase lo que pase, quiero que siempre confíes en mi. PORQUE TE AMO ALOISE GILBERT.
Nuevamente cogí su rostro con mis manos, y los acerqué a mí para besarla. Era verdad, muchas cosas iban a pasar si yo traicionaba a su prima, si traicionaba a mis amigos, si me unía a Katherine, pero, cuando lo descubriese, esperaba que tuviese en cuenta que lo hice para protegerla. Debía de mantenerla lejos de todo aquello.


Elizabeth "Effy" Stonem ♥️

Aloise&Effy forever

Familia Stonem 18 años eternos Puta Bisexual Bipolar Ninfómana Vampiresa neófita Traidora Aprendiz de Katherine
avatar
Elizabeth Stonem

Mensajes : 172

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi niña bonita, vengo a hacerte compañía... {Aloise}

Mensaje por Aloise Gilbert el Lun Nov 15, 2010 12:39 am

Se me encojió el corazón al escuchar aquello que Effy estaba diciéndome mientras hacía que me apartara un poco de ella. Cada vez que aquella chica tan preciosa abría la boca para decirme cosas tan bonitas como aquellas notaba cómo algo se movía lentamente dentro de mi, una sensación que hacía que quisiera saltar por la ventana y gritar al mundo que la amaba y que quería estar junto a ella durante el resto de mi vida.
Pero algo iba mal. Sabía que algo iba mal. No era habitual que Eff estuviera tan sentimental un día cualquiera a las 8 de la mañana. No podía ir todo bien... La solté para ponerme de rodillas en la cama frente a ella y la abracé cruzando mis brazos detrás de su cuello mientras le acariciaba el pelo con ternura.
-Yo también te amo, pequeña.-susurré en su oído- Y deberías saber ya que lo que más deseo en este mundo es compartir la eternidad contigo. Pasar el resto de mis días junto a ti. Quiero despertarme contigo, como hoy, cada día y recordarte cada instante lo mucho que te quiero, lo importante que resultas para mi. Pero sé que te pasa algo más que eso, Eff... Y creo conocerte lo suficiente como para saber que algo no va bien, que algo te preocupa y te carcome. Así que déjate de tonterías y cuéntamelo... O no me lo cuentes. Pero al menos no me digas que quererme es lo único que te pasa hoy, porque no te creeré.
No estaba muy segura de si lo que acababa de decir estuvo bien. Tal vez hubiera sido un poco precipitado y tuviera que haberle dado un poco más de tiempo para ver si me contaba las cosas por ella misma. Pero lo dicho dicho estaba y ya no había vuelta atrás.
Dejé de acariciar su pelo para ponerme frente a ella en un cara a cara amistoso. Sonreía ante su inminente duda por no saber si contarme lo que pasaba o no y rocé mis labios con los suyos, sin besarla.
-Eff, no me cuentes nada si no quieres. Sabes que no puedo obligarte. Solo quiero que sepas, que sea lo que sea lo que esté pasando, sea lo que sea lo que vaya a pasar, yo siempre estaré a tu lado. Para apoyarte y recordarte que siempre tendrás aquí a alguien que te quiere.
Aquello estaba dejando de ser un bonito buenos días entre dos personas que se amaban para pasar a ser un bombardeo de palabras que a alguien como yo le habría encantado escuchar e incluso habría encojido el corazón y hecho escupir todo lo que pasara. Pero la señorita Stonem era la señorita Stonem y no tenía tan claro si mi palabrerio la haría hablar.
Así pues, sin dejarle tiempo para decir nada y dándole unos segundos más para decidir si quería contarme algo o no, comencé a besarla apasionadamente, como si nada del sermón anterior hubiera ocurrido. La empujé lentamente hacia atrás en la cama, haciendo que quedara tumbada, sentándome sobre ella con una pierna a cada lado de su cuerpo.
avatar
Aloise Gilbert

Mensajes : 59

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi niña bonita, vengo a hacerte compañía... {Aloise}

Mensaje por Elizabeth Stonem el Lun Nov 15, 2010 1:48 am

Ardía por dentro en ansias de soltar de carrerilla, de forma que las palabras se atropellasen, todo lo que me sucedía. Quería contarle a Aloise que había tenido mi primer encontronazo con Katherine, que esta, al ver que yo sabía quién era ella, me confirmo que sabía también quien era yo, bueno, más bien nosotras. Que la muy puta me había chantajeado indirectamente, bueno, exactamente amenazado, con hacerle daño a esa preciosidad que tenía delante, sí yo no sucumbía a sus órdenes, y que aquello, como bien había dicho Aloise en aquella especie de charla madre e hija –puesto que ella era mi madre vampiresa-, me estaba carcomiendo por dentro.
Pude sentir como las lágrimas se hacían presentes en las cuencas de mis ojos, y lamentaba que Aloise aún estuviese enfrente de mí, cesando de acariciar mi oscura y rizada melena para mirarme con una sonrisa antes de volver a hablar. Tuve que mirar hacia otro lado para no empezar a llorar. Mirarla a la cara, sabiendo que iba a traicionar a la prima de mi novia, y a defraudar a esta última cuando se enterase de lo sucedido, era demasiado doloroso.
-Aloise…
Comencé a hablar demasiado flojito como para que ella fuese capaz de escucharme a pesar de su exquisito oído de vampiresa y la cercanía que mantenía con mí ser. Pero, no obstante, no pude continuar porque sus preciosos, ligeramente rosáceos y carnosos labios, se encontraban ya pegados a los míos. Gracias, abuela, abuelo, quienes estéis por ahí volando como fantasmas, por haberme enviado a semejante mujer. Pensé para mí misma y a la par que Aloise me tumbaba sobre la cama, poniéndose encima de mí, yo sonreí para mis adentros.
Era tan apasionado el beso que no pude evitar meter la mano por el fino mini camisón que Aloise lucía para dormir, llevándola hasta sus perfectos pechos que estaban libres de braisers –porque si te lo dejas para dormir el pecho sufre y te haces daño- y lo apreté con cariño, suavidad y delicadeza, con mi pequeña y femenina mano. Aumente aún más la pasión del beso, sí eso se podía hacer, succionando sus labios con amor, para después estirarle el inferior y soltarlo con una sonrisilla traviesa.
-¿Te apetece sexo matutino? Cool


Elizabeth "Effy" Stonem ♥️

Aloise&Effy forever

Familia Stonem 18 años eternos Puta Bisexual Bipolar Ninfómana Vampiresa neófita Traidora Aprendiz de Katherine
avatar
Elizabeth Stonem

Mensajes : 172

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi niña bonita, vengo a hacerte compañía... {Aloise}

Mensaje por Aloise Gilbert el Lun Nov 15, 2010 9:50 pm

Me correspondió el beso, haciéndolo aún más ardiente si cabía. Metió las manos por mi camisón y no tuve que responder a la pregunta que me hizo. Simplemente comencé a besarla con ganas, olvidando la charlita anterior, deseándola, queriéndola hacer mía.
Dejé de besarla un momento, mordiéndome el labio y apartándome para coger su camiseta por los extremos inferiores, sacándosela por la cabeza con un rápido movimiento.
Apreté sus pechos, tal vez con incluso demasiado ímpetu mientras besaba sus labios apasionádamente y les daba leves mordisquitos. Era imposible negarse a comenzar una mañana teniendo sexo con Effy, completa y absolutamente imposible. La miré de arriba abajo. Ella, Effy, allí, tumbada sobre la cama, mía, sólo mia.
Debió pensar que se me estaba yendo la cabeza porque había cesado de besarla y dejado de tocarla de golpe. Me había quedado muda, mirándola, pensando en todo y en nada. En lo que había pasado hasta entonces, en lo feliz que me había hecho no haberla dejado morir el día en el que la encontré, en lo preciosa que era, lo mucho que me gustaba verla sonreír, las ganas que tenía de hacerla mía y lo mucho que deseaba hacerla gemir mi nombre aquella mañana.
Corté con aquel lapsus temporal para volver a lo que iba. Abrí sus piernas, tumbándome entre ellas y cogiéndoselas con ambas manos para doblárselas a los lados de mi cuerpo. La besé nuevamente, con aún más ganas que antes, más fuego, más pasión, más amor.
-Te amo, Elizabeth Stonem.-grité para mis adentros sin dejar de besarla. Solté una de sus piernas para apartarme un mechón de pelo que había resbalado sobre mi rostro y le mordí el moflete sonriendo.
-Madre mía.-comencé a decir con cara de asombro-¡Pero qué fea eres!-mentí. Sonreí acariciándo la mejilla que le había mordido y pensé en lo tonta que me había despertado aquella mañana. 'Será tu voz, será el licor, serán las luces de esta habitación', comencé a tararear aquella canción tan tonta que tanto odiaba pero que tantas veces había escuchado en la radio cuando iba con mi padre en el coche y, por vez primera, le di la razón a su letra, 'esta noche moriría por vos'. Sí, aquella mañana no cabían dudas de que si habría de morir por Effy, lo haría. Definitivamente, aquella mañana me había despertado muy romanticona y empalagosa.
avatar
Aloise Gilbert

Mensajes : 59

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi niña bonita, vengo a hacerte compañía... {Aloise}

Mensaje por Elizabeth Stonem el Jue Nov 18, 2010 10:30 pm

Bien Aloise, bien, buen karma, haz que me relaje con tus fantásticos besos, tu estupenda piel desnuda, tus caricias, tus palabras llenas de amor, lujuria, pasión, y otros tantos sentimientos referidos al momento que hoy íbamos a tener -por la mañana- y que muchas veces habíamos tenido ya pero que no nos cansábamos de ello. Adoraba la forma tan autoritaria que tenía Aloise de dirigir aquello, ella siempre la primera en estar arriba. Me mandaba, ella era la fuerte, yo la débil, pero estaba un poquito fastidiada por no poder hacer que se corriese ella primero.
Pero así era ella, y así la amaba yo, y no quería cambiarla por nada del mundo, porque sino no sería la Aloise con la que soñaba cada noche y apretaba contra mi cuerpo vestido con una camiseta de tirantes y un elegante culote. Elegante, sí, porque desde que salía con Aloise me compraba ropa de mucha más calidad.
Ahora que me fijaba, ¿por qué no me besaba y por qué me miraba tan fijamente? En algo estaba pensando, lo más seguro en mi porque sus ojos estaban clavados en mi rostro y los míos en el suyo. La mire con preocupación, intentando averiguar que se le pasaba por la cabeza, pero no, ni modo. No me dio tiempo a suspirar porque Aloise había vuelto a besarme, a la par que mis piernas rodeaban su cuerpo. Madre mía, que manos tenía esta chiquilla, tan fuertes, antes casi me mete los pecho hacia dentro. Ok, no.
Su pelo por su cara la volvía muchísimo más angelical de lo que ya era. Aloise tenía pinta de niña pequeña y buena, pero, ni era una niña pequeña, y mucho menos era buena. Era una mujer adulta, bien formada, y era mala, muy mala, y eso me gustaba, puede que fuese agradable, simpática, una chica de ensueño y una dulzura, pero era más mala que un demonio cuando se trataba del sexo. Adorable.
-Oye... -murmuré bajito cuando me mordió la mejilla y puse carita de pena cuando me llamo fea- yo no soy fea...
Intentaba parecer apenada, pero no me salió ya que en cuanto su mano se poso en mi mejilla mordida y la acarició, solté una pequeña risilla que después se convirtió en una ancha sonrisa. Deposite un pequeño beso en sus labios antes de oírle tararear una canción que reconocí en seguida, puesto que me gustaba. Moriría por vos, Amaral.
-¿Estas tarareando una canción de Amaral?
Comenté con diversión, creía recordar que a Aloise no le gustaba mucho, pero daba igual, me agradaba que tararease esa canción mientras estaba conmigo. Pasé delicadamente uno de mis dedos por su cuello, concretamente por donde estaba la yugular. A los vampiros nos molaba eso de mordernos, era prácticamente placentero, pero no lo quería hacer si ella no me lo permitía, puesto que, ella, mi novia, tenía todo el control sobre mí cuando me encontraba a su lado. Simplemente, era mi dueña.


Elizabeth "Effy" Stonem ♥️

Aloise&Effy forever

Familia Stonem 18 años eternos Puta Bisexual Bipolar Ninfómana Vampiresa neófita Traidora Aprendiz de Katherine
avatar
Elizabeth Stonem

Mensajes : 172

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi niña bonita, vengo a hacerte compañía... {Aloise}

Mensaje por Aloise Gilbert el Dom Nov 28, 2010 5:37 pm

Effy me había pillado. Olvidaba que le gustaba Amaral y olvidaba que me encontraba allí tarareando aquella, a mi parecer horrible, canción en alto. Me parecía una canción tan mala y a la vez tan perfecta... Era aquel tipo de canción que en cualquier otro momento querría hacer desaparecer y convertirlo en simple nada. Pero en momentos como aquel que estábamos viviendo me hacían pensar y darme cuenta de lo adecuado de sus palabras, de cómo cada letra iba perfectamente compajinada con la siguiente, con la melodía, en expléndida armonía. Venía como anillo al dedo.
Sonreí tímidamente, sin saber muy bien dónde meterme tras el 'pillote' que Eff me acababa de hacer.
-Sí, estoy tarareando una canción de Amaral, sí...-noté sus dedos rozar mi cuello por la zona de la yugular mientras yo hablaba y me pregunté si lo que quería era morderme, dándome por respondida al ver cómo me miraba.
Torcí un poco la cabeza hacia un lado, apartándome el pelo al lado opuesto del cuello y dejando la yugular bien visible para que ella supiera que accedía a ser mordida.
Recorrí su cuello dándole lentos pero a la vez cortos besos dejando que mi cuello quedara justo delante de su boca.
-Vamos...-susurré en su oído en un tono casi inaudible para oídos humanos pero que ella podría escuchar perfectamente y rocé con los dientes la parte trasera de su oreja. Aquella mañana prometía realmente.
avatar
Aloise Gilbert

Mensajes : 59

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi niña bonita, vengo a hacerte compañía... {Aloise}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.